Luis Figo: “Si debo ir a Barcelona, voy. Como dicen en mi país: ‘Si tienes miedo, compra un perro’. Y yo tengo tres”

madrid barcelona

Siempre que llega un Barça-Madrid sale del recuerdo aquella pitada insuperable del Camp Nou al portugués. Todavía hay heridas sin curar de aquel fichaje. Hoy, el exjugador vive en la capital, aparece en el nuevo anuncio de Cortefiel y no se esconde ante casi ninguna pregunta

Bob Dylan y Luis Figo tienen una interesante conexión religiosa. Judas. Los puristas del folk se lo llamaron a Dylan en mayo de 1966, la primera vez que irrumpió en el escenario con una banda de rock: ellos solo le concebían con la austeridad de voz y guitarra acústica y no pudieron soportar aquel ruido rockero. El tiempo dio la razón al compositor: su música se hizo más rica con la apertura de miras. Y de Judas tildaron los aficionados catalanes a Figo cuando pasó, en 2000, de ser el capitán del F.C. Barcelona a convertirse en la estrella del Real Madrid. Ese fichaje abrió muchas heridas que todavía hoy continúan supurando. Pero el portugués, al igual que Dylan, también venció: en el fútbol actual, el aficionado vive con resignación y sin dramas cómo sus estrellas fichan casi sin pestañear por el eterno rival.

Aquella pitada del 2000 con Figo de blanco visitando el Camp Nou superó los decibelios de un concierto de Motörhead. Sentado en un sofá de un hotel madrileño, el portugués se lo toma hoy con calma y reta a sus detractores: “Los que me llaman Judas y traidor deberían ser un poco más creativos. Ya es repetitivo…”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *