Los números que sostienen el nuevo (y atractivo) estilo del Atlético

Algunos miembros de la plantilla del Atlético no han olvidado aún aquel doble martirio frente al Qarabag, en la Champions 17/18. Sorprendió primero el empate sin goles en Azerbaiyán, por inesperado, y lo hizo más tarde el del segundo asalto, en el Metropolitano, no sólo por las consecuencias, sino por la impotencia para traspasar la alambrada. Hay maneras de vivir y hay, también, maneras de empatar. Aquel equipo, aparte de estrellarse contra el muro rival, se estampó contra el suyo.

La situación del Atlético nada tiene que ver con la de entonces. Al contrario, ahora mismo se encuentra en el otro extremo. En cualquier otra época, un empate frente al Lokomotiv, aunque fuera en Moscú, habría desatado algún amago de tormenta. Pero, como está escrito, hay maneras de vivir y maneras de empatar. Y, además, la del martes ya no es una simple casualidad. Sí lo fue el 1-1 después de 13 disparos, cinco a puerta y dos balones al palo. Después de transmitir la misma superioridad, siempre con el balón como estandarte, que días antes en Pamplona. El estilo, ya se sabe, se tiene o no se tiene. Aunque también, como en este caso, puede aflorar con trabajo.

Ahora mismo, de estilo anda sobrado el Atlético. Concretamente de uno muy distinto al que se le presupone a la pizarra de Simeone. Ya no hay motivo para esperar, ahora son ellos los que intentan agarrar el timón. No rehusaron hacerlo ni siquiera en Múnich, pero el Bayern vive en otra dimensión y acabaron aplastados. Los números, ese algodón que no suele engañar, dicen que los rojiblancos han disparado 40 veces en sus tres partidos de Champions, el quinto equipo que más lo hace. Y, también, que sólo cuatro han acabado dentro y 14 entre los tres palos. La puntería… Nadie ha dispuesto de más saques de esquina (26) y sólo el Real Madrid ha puesto tantos centros: 78. La metamorfosis es evidente. Sobre todo, desde el parón, cuando dos empates sin goles en LaLiga parecieron desnudar esta atractiva puesta en escena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *