Los grandes amores suelen terminar mal

Alfredo Di Stéfano y Pelé, en un acto público en 1983.

Pelé y la gente del Santos no dejaron de quererse. Lo más frecuente, sin embargo, es una ruptura cargada de reproches, como el caso de Alfredo di Stéfano, Maradona o Cruyff

No siempre es el caso. La relación sentimental entre Pelé y el Santos fue tan larga y feliz que no concluyó nunca. O Rei jugó casi 15 años en el club de su vida, tuvo una despedida interminable (con gira mundial incluida) cuando las piernas no le daban para más, rechazó ofertas de instituciones europeas como el Real Madrid y la Juventus y acabó refugiándose en el Cosmos neoyorquino para engrosar su cuenta corriente. Pelé y la gente del Santos no dejaron de quererse.

Lo más frecuente, sin embargo, es una ruptura cargada de reproches. Ahí está el caso de Alfredo di Stéfano, la más asombrosa máquina…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *