La redención de Griezmann a puerta vacía: «Sabe que ha fallado un penalti y tres ocasiones, pero siempre está ahí»

No hace falta ser muy avispado para imaginarse que a Antoine Griezmann, en el descanso, se lo llevaban los demonios. El francés desaprovechó un penatli y varias ocasiones para marcar. En lo primero, tuvo mucho que ver quién estaba bajo los palos: Claudio Bravo. «Lo conozco de la época de la Real, pero también hay un punto de fortuna. Traté de desconcentrarlo», desveló el portero en declaraciones a Movistar. Pero, tras el infierno de los primeros 45 minutos, llegaría la redención en la segunda parte, con el gol en bandeja que le dejó Leo Messi.

A puerta vacía, el francés no falló. Acto seguido, con una sonrisa de oreja a oreja, saltó para abrazarse con el argentino para celebrarlo. Y Messi le correspondió agarrándolo en el aire y estrechándolo entre sus brazos con gesto también sonriente. Aquellos negros nubarrones que parecían enturbiar su relación la temporada pasada parecen haber caído de una vez por todas en el olvido. Griezmann, por fin, logró ver puerta. Curiosamente, frente al mismo rival ante el que marcó sus primeros tantos como azulgrana. Su actual técnico, Ronald Koeman, mientras, insiste en destacar la constancia del ex rojiblanco, a pesar de que la puntería le dé tantas veces la espalda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *