El día que Di Stéfano hizo de ojeador para Maradona

31 de agosto de 1988. Primera ronda de la Copa del Rey. El Atlético Madrileño recibe al Rayo Vallecano en el Vicente Calderón. A las 19:30, hora de inicio del partido, había unos diez mil espectadores. En la grada de preferencia, con muchas butacas vacías, destaca la presencia de Don Alfredo Di Stéfano. ¿Qué hacía La Saeta Rubia aquella tarde veraniega en el Manzanares?

Di Stéfano acudió a ver el estreno en partido oficial de Hugo Maradona en el Rayo Vallecano. Su amigo Maradona le llamó para pedirle que le hiciera un informe de la actuación de su hermano. El Pelusa le pidió el favor y la Saeta se lo hizo. Di Stéfano fue al Calderón acompañado de su amigo Jesús Paredes, que entonces estaba de preparador físico en la cantera del Atlético de Madrid. El Profe Paredes había trabajado con Di Stéfano en el Real Madrid, Boca Juniors y Valencia.

La presencia de Di Stéfano en la grada de preferencia del estadio colchonero viendo al Atlético Madrileño no pasó desapercibida en las oficinas del Atlético, donde se empezó a especular sobre si podría recalar como entrenador del primer equipo en sustitución de José María Maguregui, que ya estaba siendo discutido por Jesús Gil antes de empezar aquella temporada 88-89, que no acabó, por cierto. Pero no, el mito del Real Madrid había ido a ver a un jugador del Rayo, concretamente al hermano de su amigo Maradona que debutaba ese día en partido oficial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *