Convenio fútbol femenino: hay preacuerdo y se firmará el 15-E

Las partes de la mesa negociadora firman un paso clave para que las jugadoras vean recogidos sus derechos. Se ratificará antes del día 10. UGT no firma.

Convenio fútbol femenino: hay preacuerdo y se firmará el 15-E

El convenio en el fútbol femenino por fin ha avanzado después de 29 reuniones de la mesa negociadora (22 actas, dos encuentros en el SIMA y cinco con el Gobierno). Las partes en la negociación (sindicatos y Asociación de Clubes) han firmado este viernes un preacuerdo para la llegada de este documento, que se ratificará antes del 10 de enero y se firmará el 15. Con este pacto se cumple, parcialmente, lo acordado hace un mes. Entonces, establecieron una tregua, que finalizaba este viernes, en la huelga indefinida convocada por las jugadoras. El objetivo de ello no fue otro que llegar a un acuerdo en ese periodo y no tener que ser testigos de otro parón en la Primera Iberdrola. UGT no ha firmado al no estar de acuerdo con parte del borrador del convenio (no hace falta que lo haga porque AFE tiene mayoría de representatividad) y descarta el protocolo para renovar futuros convenios, que sería por temporada con una subida salarial al IPC más el 2%.

El tiempo de espera y de reuniones merece la pena por la simple noticia de que ya hay avances firmados sobre la mesa, a pesar de que para la firma del documento conjunto (43 puntos más anexos) aún haya que esperar. Tras 443 días de negociación, hablar de la llegada del primer convenio del fútbol femenino español cada vez se veía más lejos, bien por dinero o simplemente por la existencia de egos, que tanto han afectado colateralmente a la firma de un texto que cambie el escenario actual de las futbolistas en España. Este viernes fue una nueva muestra de una negociación caótica.

Por lo pronto, ya están cerrados varios puntos de suma importancia en este convenio, que tendrá carácter retroactivo, con fecha de aplicación del 1 de julio de 2019, y se firmaría desde el próximo 15 de enero hasta final de esta temporada. En primer lugar, destaca el tema del salario, establecido sin ninguna duda en 16.000 euros brutos anuales al 75% de parcialidad de la jornada laboral o, lo que es lo mismo, 12.000 euros. En esta línea, también incluye una indemnización para todas las jugadoras que cuentan actualmente contratos con una parcialidad o jornada del 50%, con cambio obligatorio al 75%. Así, los salarios que estén entre 12.000 y 15.999 pasarán a ser de 16.000 euros brutos anuales, aplicándose una subida lineal de 2.000 euros en los que sean de 16.000 a 30.000 euros brutos anuales. La subida salarial afectaría a un 40% de las jugadoras.

Más allá del tema salarial, ya se han pactado con éxito otros puntos como la maternidad, el plus de antigüedad o la aplicación del convenio para jugadoras del filial. En el caso de que una jugadora quede embarazada esta podrá acceder a una renovación automática sin un límite en el contrato. Por su parte, el premio de vinculación oscilaría entre los 2.000 euros (6 temporadas) y los 3.500 (9 temporadas o más) y el ámbito personal de aplicación quedaría limitado a jugadoras que sean convocadas al menos doce partidos oficiales con el primer equipo o en su caso diez encuentros disputados. El convenio no incluye nada del periodo de lactancia.

También estarían ya sobre papel temas como los periodos de descanso (un día y medio semanal) las vacaciones (30 días anuales) o la jornada laboral. Ésta última sería de 7 horas diarias/35 horas semanales en cómputo semestral sin incluir los períodos de concentraciones o desplazamientos. En el caso de los partidos como local la concentración no será superior a 24h, siendo de 72h el plazo máximo para partidos como visitante. Entre los otros ámbitos que recoge este convenio también habría pactada una contraprestación económica para la jugadora del 15% del precio pactado en caso de cesión o los derechos de imagen (necesita el acuerdo entre las partes). En este último caso se establece que para una jugadora que explote en su propio nombre sus derechos de imagen, la cantidad que el club satisfaga a aquella por la utilización de su imagen, nombre o figura con fines económicos tendrá la consideración de concepto salarial.

Hay que recordar que, en paralelo al convenio, aún queda por resolver el acuerdo entre Federación, clubes y Mediapro. El consenso entre estas tres partes resultará vital para la viabilidad económica del convenio colectivo y su demora también ha tenido que ver en la tardanza de la firma de este documento. Así, todo pasa por un acuerdo entre la Federación y la Asociación de Clubes, en el que también tenga cabida Mediapro, poseedor de los derechos de retransmisión de 12 de los 16 equipos de la Primera Iberdrola (todos excepto Barcelona, Athletic, Tacón y Madrid CFF).

El asunto ideal quedaría en una entrada de todos los clubes de Primera en el Programa Élite de la Federación, con ingresos económicos anuales de 500.000 euros. Una cifra clave para la firma del convenio. Pero, en este acuerdo también deberá entrar Mediapro, que ya comunicó que liberaría a los 12 clubes de los contratos televisivos y aportaría 1,5 millones de euros para hacer posible la firma del convenio. Su propuesta llevaba consigo la condición de que Gol TV emita dos partidos por jornada. Un entramado que no gustó nada a Rubiales y por el que le está costando pasar.

La aceptación del presidente de la Federación supondría trabajar de la mano con Mediapro en la retransmisión televisiva en el fútbol femenino, eso sí bajo condiciones marcadas por el ente federativo. Pero hay más pros que contras en este posible acuerdo: los clubes contarán con financiación para hacer posible las condiciones del convenio y la Primera Iberdrola diría adiós a la guerra por las televisiones. Todos irían a una: hacer crecer el fútbol femenino español sin divisiones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *