El Leganés ya tiene 20 jugadores, pero media docena podría salir

Entre los retornados que no cuentan y los transferibles al Lega le queda aún mucho trabajo para apuntalar una plantilla con bastantes jugadores en la rampa de salida.

Mauricio Pellegrino cuenta ya con una plantilla de 20 futbolistas para comenzar la pretemporada en el Leganés. Sucede, sin embargo, que de esos 20 futbolistas hay más de media docena que podrían salir del club pepinero a lo largo del verano. Que haya un grupo suficientemente amplio para empezar la preparación no significa, ni de lejos, que haya plantilla para poder comenzar a competir.

Ahora mismo el plantel blanquiazul está integrado por Bustinza, Tarín, Siovas, Kravets, Silva, Rubén Pérez, Recio, Gumbau, Eraso, Óscar, Szymanowski, Arnáiz, Sabin Merino y En Nesyri como jugadores que ya estuvieron la pasada temporada. A ellos deben unirse los retornados Ojeda, Koné, Facu García y Mejías y los fichados André Grandi y Juan Muñoz. Con ese panorama no es todavía suficiente.

Prioridades en el mercado

Por ejemplo, faltan piezas en la portería, dónde por ahora sólo hay un guardameta atado aunque sin anunciar. Es  Grandi, italobrasileño de 22 años firmado del Cartagena tras jugar cedido el curso pasado en el Inter de Madrid de Segunda B. Su rol en el grupo será, en el mejor de los casos, el de tercer guardarredes sin descartarse la posibilidad de que salga cedido.

En esa posición el Leganés busca dos-tres guardametas más con los que apuntalar un puesto que el curso pasado fue clave con Cuéllar de titular (temporadón) y Lunin como suplente de campanillas. Andrés Prieto (descartado ya) y Serantes (ahora en Japón) completaron el elenco.

También rastrea el mercado el Leganés con energías para encontrar lateral derecho, puesto para el que ahora mismo no tiene carrileros natos en la plantilla tras el adiós de Nyom (cedido del WBA) y Juanfran (pendiente del Deportivo).

En el eje de la zaga faltan tres centrales y en el centro del campo se busca mediocentro con Milla de objetivo y Radoja en la agenda. La delantera también busca refuerzos pese a que hay hasta cinco integrantes con En Nesyri, Juan Muñoz, Koné, Merino y Ojeda. En breve se les unirá, salvo sorpresa, Aitor Ruibal, que llegará seguramente a préstamo con opción de compra del Betis.

Opciones de salida

De este repóquer de atacantes sólo los dos primeros podrían tener el puesto garantizado para el curso que viene… y ni eso. Porque a En Nesyri le ronda por la cabeza salir y Juan Muñoz podría irse cedido si en pretemporada no convence.

Koné, retornado del Málaga tras su cesión no cuenta en los planes de Pellegrino. La situación de Merino podría ser parecida: renovó automáticamente tras la negativa del Athletic a retenerlo, pero hay dudas de si continuará en el plantel. Ojeda ha rendido en su préstamo al Granada, pero su continuidad también dependerá del criterio del Flaco.

Puede que no sean las únicas salidas. Eraso tiene una propuesta del Alavés, pero el Lega no le deja marchar y los retornados Facu García y Mejías también deberán buscar nuevo destino, bien traspasados, bien cedidos. Panorama que deja la plantilla potencial del Lega en apenas una docena de futbolistas con opciones reales de seguir el curso que viene.

El Leganés ya tiene 20 jugadores, pero media docena podría salir

Entre los retornados que no cuentan y los transferibles al Lega le queda aún mucho trabajo para apuntalar una plantilla con bastantes jugadores en la rampa de salida.

El Leganés ya tiene 20 jugadores, pero media docena podría salir

Mauricio Pellegrino cuenta ya con una plantilla de 20 futbolistas para comenzar la pretemporada en el Leganés. Sucede, sin embargo, que de esos 20 futbolistas hay más de media docena que podrían salir del club pepinero a lo largo del verano. Que haya un grupo suficientemente amplio para empezar la preparación no significa, ni de lejos, que haya plantilla para poder comenzar a competir.

Ahora mismo el plantel blanquiazul está integrado por Bustinza, Tarín, Siovas, Kravets, Silva, Rubén Pérez, Recio, Gumbau, Eraso, Óscar, Szymanowski, Arnáiz, Sabin Merino y En Nesyri como jugadores que ya estuvieron la pasada temporada. A ellos deben unirse los retornados Ojeda, Koné, Facu García y Mejías y los fichados André Grandi y Juan Muñoz. Con ese panorama no es todavía suficiente.

Prioridades en el mercado

Por ejemplo, faltan piezas en la portería, dónde por ahora sólo hay un guardameta atado aunque sin anunciar. Es  Grandi, italobrasileño de 22 años firmado del Cartagena tras jugar cedido el curso pasado en el Inter de Madrid de Segunda B. Su rol en el grupo será, en el mejor de los casos, el de tercer guardarredes sin descartarse la posibilidad de que salga cedido.

En esa posición el Leganés busca dos-tres guardametas más con los que apuntalar un puesto que el curso pasado fue clave con Cuéllar de titular (temporadón) y Lunin como suplente de campanillas. Andrés Prieto (descartado ya) y Serantes (ahora en Japón) completaron el elenco.

También rastrea el mercado el Leganés con energías para encontrar lateral derecho, puesto para el que ahora mismo no tiene carrileros natos en la plantilla tras el adiós de Nyom (cedido del WBA) y Juanfran (pendiente del Deportivo).

En el eje de la zaga faltan tres centrales y en el centro del campo se busca mediocentro con Milla de objetivo y Radoja en la agenda. La delantera también busca refuerzos pese a que hay hasta cinco integrantes con En Nesyri, Juan Muñoz, Koné, Merino y Ojeda. En breve se les unirá, salvo sorpresa, Aitor Ruibal, que llegará seguramente a préstamo con opción de compra del Betis.

Opciones de salida

De este repóquer de atacantes sólo los dos primeros podrían tener el puesto garantizado para el curso que viene… y ni eso. Porque a En Nesyri le ronda por la cabeza salir y Juan Muñoz podría irse cedido si en pretemporada no convence.

Koné, retornado del Málaga tras su cesión no cuenta en los planes de Pellegrino. La situación de Merino podría ser parecida: renovó automáticamente tras la negativa del Athletic a retenerlo, pero hay dudas de si continuará en el plantel. Ojeda ha rendido en su préstamo al Granada, pero su continuidad también dependerá del criterio del Flaco.

Puede que no sean las únicas salidas. Eraso tiene una propuesta del Alavés, pero el Lega no le deja marchar y los retornados Facu García y Mejías también deberán buscar nuevo destino, bien traspasados, bien cedidos. Panorama que deja la plantilla potencial del Lega en apenas una docena de futbolistas con opciones reales de seguir el curso que viene.

Ángel Galván no tiene claro su futuro en el Tenerife

El meta puede continuar en el club blanquiazul, con el que tiene contrato, o salir cedido, incluso al extranjero. Nahuel, por su parte, vuelve tras cesión

Ángel Galván, jugador del Tenerife

El Tenerife tiene overbooking en la portería: Dani Hernández, Carlos Abad y Ángel Galván tienen contrato, y la dirección deportiva no descarta reforzar esa demarcación por lo que alguno (o todos) podrían salir. En el caso de Ángel, la situación, a día de hoy no está clara. «Si hay que marchar al extranjero, se hará y si es a Segunda B, que sea un equipo con un proyecto ambicioso. De todas maneras, no descarto tampoco que el chico se quede», dijo hace unos días Eduardo Chinea, su representante, en la Cadena SER

Lo cierto es que el canterano tiene un futuro prometedor. No pudo ser mejor su estreno liguero en el Tenerife: con triunfo y sin encajar. Y eso que el Real Zaragoza le exigió en muchas ocasiones, pero siempre se mostró muy seguro, en especial en el paradón a Marc Gual durante la primera mitad. Luis César le premió con la titularidad el domingo y el futbolista respondió con creces.

Pese a su buen hacer y a tener contrato en vigor, el tinerfeño tiene papeletas para salir cedido la temporada que viene. No será para él una novedad ya que en el pasado militó a préstamo en el Racing de Ferrol y Getafe B.

Por otra parte, Nahuel Omiliani regresa al Tenerife tras estar un año cedido en el Real Murcia donde no jugó lo esperado. «La temporada ha sido un poco complicada», admitió el lateral en la radio oficial del club. «Fui a un equipo que luchó por estar en una categoría superior y en el ambiente se notaba. A veces fue un poco difícil por la presión que tiene la historia de ese club en el fútbol español», relató.

Eso sí, el zurdo remarcó que cuando le propusieron que tenía que salir fuera para conseguir experiencia y rodaje en Segunda División B «ni me lo pensé. Ha sido dar un paso adelante en mi carrera y ha sido muy positivo para mí. Fue una categoría nueva y no esperé vivirlo todo tan de repente, aunque me adapté bien y jugué, que al final es lo que quería».

Nahuel acumuló 16 partidos con el conjunto pimentonero, pero desde marzo no pudo participar más. «Terminé la temporada mal con una lesión en el abductor. En este tiempo de descanso no quiero parar para llegar en forma y sin molestias a la pretemporada. Quiero prepararme y recuperarme para competir al máximo a la vuelta de las vacaciones», deseó.