El hilo ganador del Madrid que va de Di Stéfano a Ramos

Sergio Ramos celebra su gol en el penalti decisivo de la tanda contra el Atlético.

Amancio, Del Bosque, Mijatovic y Cañizares analizan el gen que hace imbatible a los blancos en las finales

Cuando en la marcha de Cristiano Ronaldo a la Juventus aún cabía la marcha atrás, el portugués mantuvo una conversación con un directivo del Real Madrid en Abu Dabi. Eran los primeros días de diciembre de 2017 y el equipo blanco se encontraba en el emirato para disputar el que terminó siendo su quinto Mundial de Clubes. El portugués tenía entonces ya muy decidido que al final de esa temporada abandonaría el Bernabéu rumbo a Turín. Según una fuente conocedora de esa reunión, para persuadirle de que se quedara, el ejecutivo del Madrid no le habló de dinero, sino que recurrió al cobijo ganador que podía procurarle el club blanco. Le auguró que le resultaría mucho más difícil sumar otra Champions u otro Balón de Oro lejos de Chamartín.

Entre los escasísimos clubes en condiciones de usar este argumento para negociar un fichaje, el caso del Madrid resulta especialmente único. Desde hace décadas, cuando pisa las finales, las atraviesa con una seguridad insólita. Las 13 Copas de Europa que acumula desde 1956 las ha obtenido en 16 finales. Solo tres derrotas: las mismas que el Barcelona para cinco títulos o que el último campeón, el Liverpool, para seis. Lejos de las siete finales perdidas de la Juventus, que tiene dos Orejonas.